Celia era una joven quechua de 26 años que nunca había estudiado y que en 2011 esperaba a su cuarto hijo. Su esposo era un agricultor que tuvo que emigrar a Oruro

leer más