Observatorio de Mortalidad
Materna y Neonatal

Celia era una joven quechua de 26 años que nunca había estudiado y que en 2011 esperaba a su cuarto hijo. Su esposo era un agricultor que tuvo que emigrar a Oruro para trabajar de albañil en busca de lograr recursos para al menos satisfacer las necesidades más elementales de su creciente familia. Sola y con muchas responsabilidades, la joven descuidó su salud y olvidó que su embarazo de riesgo necesitaba una atención especial. Sus familiares y conocidos dicen que tenía cansancio y malestares crónicos. Afirman que se llevaba bien con el esposo, pero que en su ausencia se ponía triste por todo y por nada, no admitió recomendaciones para cuidarse: menor esfuerzo físico y buena alimentación. El auxiliar del centro médico está seguro de que Celia sufría una fuerte depresión. Una noche, tras sentir los dolores habituales, dio a luz, como ya era rutina en la familia, solo en compañía de su esposo. Pero el parto se complicó, pues no pudo expulsar la placenta por más esfuerzos que hizo y pese a que le dieron infusiones de hierbas y masajes. Aunque se cree que su esposo y familiares entendieron la gravedad del asunto, las casi tres horas de distancia del pueblo, sin la certeza de encontrar ayuda profesional, y la creencia de que hay que morir en tierra propia, les desanimaron a ir en busca de ayuda. Así, el trágico final fue inevitable. Las familias de esta zona viven merced a sus cultivos de papa, maíz y cebada y la crianza de ovejas y llamas. Cada vez se cosecha menos haba y arveja porque el agua de las montañas va disminuyendo año tras año. Por otro lado, las heladas son muy habituales y es motivo de gran alegría cuando el tiempo favorece los cultivos y queda algún excedente que puede ser comercializado en la feria semanal de Bomborri, donde se puede adquirir fideo, arroz, verduras y frutas. En la época en que murió Celia en el caserío no había ni agua ni luz; ahora tienen ambos servicios, además de personal de salud y mejor acceso caminero. Tienen también una partera que coordina con el personal de salud de una manera eficaz, pero para el parto de Celia no pudo ser ubicada. Años después de su muerte, toda su familia emigró.

Paz Ballivián, Marcos (2017): “Mujeres del viento”.
Estudio cualitativo. OMMN. La Paz, Bolivia.

Avenida 14 de Septiembre No. 4913, esquina 3 de Obrajes / Teléfono/Fax: (591-2) 2786169 - 2784207 - 2782361
Todos los derechos reservados por el Observatorio de Mortalidad Materna y Neonatal