Observatorio de Mortalidad
Materna y Neonatal

Concluidos los talleres con los Comités Departamentales de Estudio de la Mortalidad Materna y Neonatal, realizados en junio de 2017 y en agosto del 2018, el Observatorio de Mortalidad Materna y Neonatal (OMMN) realizó visitas a capitales departamentales, incluida la ciudad de El Alto, para dar seguimiento a los acuerdos del primer taller y continuar con la difusión de la evidencia en mortalidad materna emanada del estudio nacional de 2011.

Las visitas sirvieron para difundir la evidencia sobre mortalidad materna, proseguir el intercambio de experiencias y puntos de vista con los Comités Departamentales, identificar problemas y posibles soluciones destinadas a mejorar su desempeño y, también, para fortalecer el proceso de vigilancia epidemiológica de la mortalidad materna y perinatal a través de ejercicios piloto basados en una guía de evaluación de Comités Locales, elaborada por el OMMN y aceptada por el Ministerio de Salud.

Asimismo, en noviembre del 2018 en Cochabamba, se llevó a cabo el II Taller con los Comités Departamentales; a partir de esos encuentros, y de sus resultados, el OMMN plantea las siguientes sugerencias a los Comités Departamentales:

  1. Es necesaria una lectura exhaustiva de las normas nacionales vigentes de la Vigilancia de la Mortalidad Materna y Neonatal (VEMM) y de la perinatal para verificar las funciones y responsabilidades asignadas a los Comités Departamentales y Locales y que, por diversas razones y circunstancias, no están siendo cumplidas. El OMMN considera que ese incumplimiento debilita el proceso de vigilancia epidemiológica como estrategia global.
  2. Los dos estudios post censales (2000 y 2011) han revelado que la vigilancia epidemiológica de la mortalidad materna tiene un elevado subregistro. Asimismo, la detección y reporte al Sistema Nacional de Información en Salud y Vigilancia Epidemiológica (SNIS-VE) de muertes maternas en domicilio ha sido descuidada. También, en sus visitas a los departamentos el OMMN ha tenido la oportunidad de percibir una falsa sensación de seguridad frente al número de muertes maternas registrado en el SNIS-VE. Por tanto, los Comités Departamentales deben extremar esfuerzos para que los Comités Locales procedan a la conformación de redes de informantes clave para la identificación, notificación y registro de las defunciones maternas que acontecen en domicilio y en otros lugares diferentes a los establecimientos de salud.
  3. Comparando datos de los dos estudios post censales y los que aparecen registrados en las planillas mensuales de vigilancia epidemiológica, el OMMN ha comprobado que ciertos tipos de causas básicas de mortalidad materna tienen baja captación. Entre esas causas están: suicidios, accidentes de tránsito y accidentes de otro tipo, feminicidios y, en parte, las muertes maternas por aborto. Los Comités Departamentales deben instruir a los Comités Locales que ese tipo de defunciones maternas también interesan al sistema de salud y que son parte de la problemática.
  4. Los Comités Departamentales no tienen información suficiente sobre la cantidad de Comités Locales conformados y su funcionalidad. El hecho de que cada año solo un tercio de los municipios reporta muertes maternas (pero casi todos registran muertes perinatales) genera incertidumbre sobre el estatus de los Comités Locales, incluidos los hospitalarios.
  5. Todos los comités de mortalidad materna son instancias independientes. Así están descritos en la norma vigente y deberían funcionar como tales. Cualquier cambio en este enfoque, como por ejemplo su incorporación en la estructura institucional o considerarlos semejantes a otros tipos de comités, como los que hay en los hospitales, significa limitar su accionar. El OMMN sugiere a los Comités Departamentales instruir lo que corresponde, en especial a los comités hospitalarios de mortalidad materna.
  6. Los cinco primeros pasos de la vigilancia epidemiológica de la mortalidad materna, en manos de los Comités Locales, presentan serias falencias; el proceso prácticamente se detiene en el tercer paso; es decir, cuando corresponde elaborar los planes de acción para cada caso de muerte materna. El OMMN sugiere a los Comités Departamentales dar seguimiento al accionar de cada comité local en cada paso del proceso y, también, instruir que remitan no solo los expedientes de las muertes maternas investigadas sino también los planes de acción.
  7. Se recomienda a los Comités Departamentales remitir su dictamen a los Comités Locales, sea que coincidan o no con los elaborados por éstos. Si el dictamen es diferente, los Comités Locales podrán modificar sus planes de acción. También, los Comités Departamentales pueden sugerir actividades puntuales.

En la mayor parte de muertes maternas investigadas los Comités Locales no elaboran planes de acción y cuando los realizan, contienen enunciados muy generales, habitualmente dirigidos a otras instancias y no a los problemas específicos relacionados con la muerte materna investigada. No identificar acciones específicas convierte a los Comités Locales en instancias poco útiles para modificar la situación local de la salud y mortalidad maternas. Se sugiere utilizar el formato que aparece en la página 53 (cuadro 8) de la norma nacional vigente e identificar acciones para ser ejecutadas por el servicio de salud correspondiente y/o por el comité local respectivo.

  1. Algunas de esas acciones estarán en el Plan Operativo Anual (POA) del SEDES, con financiamiento, otras no requerirán presupuesto y para algunas la directiva del comité buscará apoyo financiero. Esto requiere que los Comités Departamentales, además de reunirse para analizar los expedientes de muertes maternas, realicen tareas de gestión. Si esto no ocurre, los comités, en sus diferentes niveles, continuarán siendo organizaciones intrascendentes.
  2. En los Comités Locales, las personas encargadas de investigar las defunciones maternas deben no solo estar comprometidas con la problemática sino tener un conocimiento suficiente de los instrumentos, de la historia clínica perinatal y del certificado médico de defunción Asimismo, los y las encargadas de realizar la autopsia verbal no deben limitarse a los aspectos médicos de la defunción, sino también desentrañar la historia de vida de cada mujer fallecida. Estos aspectos son fundamentales, porque el accionar de los Comités Locales depende de la calidad de la información que reciban.
  3. El OMMN comprobó que un porcentaje importante de las muertes maternas detectadas son investigadas por el comité departamental. En razón a que la vigilancia epidemiológica constituye un proceso local, no es aconsejable restarle al comité local la posibilidad de investigar, de aprender de los casos y de elaborar los planes de acción.
  4. Ningún Comité de Vigilancia de la Mortalidad Materna, incluidos los Departamentales, han logrado convertirse en instancias de referencia técnica para la salud y mortalidad maternas, porque además de que elaboran planes de acción con solo recomendaciones o actividades inespecíficas, cada comité no ha conseguido construir una historia y experiencia que le permita ser un interlocutor válido a la hora de identificar o decidir estrategias, objetivos y políticas.
  5. La debilidad anterior se debe, entre otros aspectos, a la no utilización de la información generada por cada muerte materna y que está consignada en los expedientes y en las planillas mensuales. En el caso de la mortalidad perinatal, hay importante información en el SNIS-VE que no es consultada, procesada ni analizada por los comités. El OMMN considera que, en tanto los comités no procesen e interpreten esa información, sus miembros nunca adquirirán suficiente conocimiento sobre el problema y, por tanto, no estarán en condiciones de ser instancias técnicas dignas de ser tomadas en cuenta.
  6. Se recomienda a los Comités Departamentales aprovechar la información acumulada en las planillas mensuales, procesarla, analizarla y publicarla, a fin de adquirir una mejor comprensión de la problemática. El análisis debe ser realizado aplicando conceptos como: transición epidemiológica, transición demográfica, edad promedio al morir, edad promedio al morir por causa, años de vida potencial perdida, mortalidad prematura, entre otros.
  7. En mortalidad perinatal, el SNIS-VE contiene abundantes datos desde 2005 para su procesamiento por departamento, con las siguientes características: componentes de la mortalidad perinatal, mortalidad perinatal por subsector, por nivel de atención, por municipio, por red de servicios. También hay datos sobre bajo peso al nacer, en nacidos vivos y en mortinatos.
  8. El OMMN alertó en el segundo taller con Comités Departamentales sobre la epidemia de cesáreas que afecta a Bolivia, por lo que se recomienda generar iniciativas para controlarla y reducirla. Se recomienda también, procesar la información disponible en el SNIS-VE y en las encuestas demográficas, a fin de determinar en cada departamento la magnitud de la epidemia y su evolución.
  9. Se recomienda a los Comités Departamentales estimular de manera gradual por su complejidad, el estudio de los «cuasi eventos maternos» (near miss), primero en los hospitales de nivel III y después en los de nivel II.

 

Dr. Alberto De La Galvez Murillo.
Dra. Cristina Rentería.

Avenida 14 de Septiembre No. 4913, esquina 3 de Obrajes / Teléfono/Fax: (591-2) 2786169 - 2784207 - 2782361
Todos los derechos reservados por el Observatorio de Mortalidad Materna y Neonatal